Durante más de medio siglo los contenidos de Disney han sido valedores de la ética predominante. Podemos dar por sentado un cambio social cuando Disney lo normaliza en sus películas o series.

Lo hemos podido comprobar en la consolidación de la mujer en sus roles protagonistas o cómo los rasgos de sus personajes pasaban a ser de culturas variadas. Mas recientemente, un personaje abiertamente homosexual ha aparecido por primera vez en una de sus cintas emblemáticas e incluso en una serie juvenil.

En este sentido Coco también hace su aportación.

Coco - cartel

En Coco, por primera vez, la cultura latina contemporánea es la absoluta protagonista de una película Disney. En concreto, la mexicana, tan arraigada en Estados Unidos. Y lo hace a través del popular Día de Muertos, festividad de origen precolombino que se imbricó con la de Todos los Santos católico y el Halloween anglosajón. Una prueba de la uniformidad y universalidad de la cultura humana más allá de los matices locales que muchos pretenden enarbolar como privilegio.

Quizá haya sido el rechazo al inmigrante latino cristalizado en el presidente Trump lo que ha llevado a Disney a elegir este tema precisamente ahora. O consolidar su influencia en un mundo hispanohablante en continua expansión. Sea cuál sea el motivo, lo que Coco nos trae es la habitual excelencia de la compañía para crear un producto acorde al público al que va dirigido.

‘Coco’ es una fiesta de música y color que celebra la cultura latina y la familia

Coco es una fiesta de música y color que celebra la cultura latina y la familia. La aventura de un niño mexicano enamorado de la música hasta que logra entender que las tradiciones y los vínculos familiares no son un impedimento sino un camino para lograr su anhelo.

Coco con Gael García Bernal, Anthony González y Benjamin Bratt

Coco, crítica de la película

Aunque su narrativa no esté tan afinada como en otras cintas Disney·Pixar, Coco no deja de ser un espectáculo entretenido y rico, cuyos mejores hallazgos visuales están en el tránsito entre mundos o el descubrimiento del significado de los símbolos de la festividad de los muertos. Y en su apuesta valiente por cambiar la visión sobre ancianos y fallecidos que tienen los más jóvenes.

Por esos motivos Coco es una película muy importante. Pero también porque certifica lo incuestionable de la presencia de lo latino en Norteamérica. A partir de ahora, un rasgo identitario que tan reconocible como el mísmisimo ratón Mickey.

Coco, tráiler en español

Valoración
Guión
Dirección
Interpretación
Espectacularidad
Originalidad
Compartir

Crítico y editor en CineCrítico.
Adscrito a Online Films Critics Society.

Dejar respuesta

16 − once =