Crítica de ‘Masaan’ (Neeraj Ghaywan, 2015)

Crítica de 'Masaan' de Neeraj Ghaywan

 

Esto no es Bollywood, pero…

 

En la segunda mitad del siglo XX se produjo en los países del primer mundo una acercamiento a la mística y cultura oriental. El movimiento hippy, el pacifismo, el rock & roll… produjeron un alejamiento del cristianismo por parte de las generaciones jóvenes que buscaron una nueva espiritualidad en religiones más exóticas que les sugerían nuevas sensibilidades frente a la constricciones con las que se habían educado.

Con el paso de los años, la estética oriental y los viajes a la India se convirtieron en algo habitual entre quiénes buscaban nuevas respuestas místicas a las preguntas de siempre. El yoga, los mantras, los chakras, tatuajes, inciensos y colores de la India lograron ser muy populares en Occidente, casi un signo de distinción entre quiénes se reconocen en determinadas sensibilidades espirituales y corporales.

Al cine también llego está influencia y varios realizadores indios empezaron a ser habituales de los festivales más prestigiosos. Y sus películas, dotadas habitualmente de belleza colorida, estilizada fotografía y sentimientos intensos, llegaron a ser muy populares en nuestras pantallas, convirtiéndose en un nicho de mercado.

India es un mercado cinematográfico tan poderoso o más que el norteamericano, con miles de películas rodadas cada año y récords de taquilla de cientos de millones de espectadores. Hasta el punto de que apodamos a su industria Bollywood, por semajanza con la norteamericana. Aunque la estética e historias bollywoodienses son prácticamente ininteligibles para el público occidental, los productores indios supieron que en Occidente también se consumían determinadas historias hechas allí y, en asociación con compañías europeas, empezaron a facturarlas con cierta regularidad de un modo exitoso. Las obras de las directoras Deepa MehtaMira Nair pueden ser ejemplos de esa mezcla de costumbrismo hindú y narración occidental que arraigaron en nuestras salas.

 

Cartel y fotos de ‘Masaan’ con Richa Chadha, Sanjay Mishra, Vicky Kaushal

Cartel de 'Masaan'

 

Crítica de ‘Masaan’ con guión de Varun Grover

Masaan viene a ser un título que responde a ese modelo de negocio y producción entre productores indios y europeos. Contando la destreza de los jóvenes Varun Grover en el guión y Neeraj Ghaywan a la dirección, buenos conocedores de los parámetros del cine norteamericano, las compañías Sikhya EntertainmentDrishyam Films en asociación con la afamada Pathé y el canal Arte France Cinéma replican el buen resultado obtenido con cintas como The Lunchbox (Ritesh Batra, 2013)

Masaan es una historia convencional de amor fatalista entre jóvenes de distintas castas que ven malogrado sus deseos por la anticuada moral imperante en sus familias. El guión cuenta con el acierto de contrastar estos romances e historias de superación sentimental con el ambiente tecnológico, Internet y redes sociales en el que viven, haciendo más evidente esa diferencia moral entre generaciones.

Ghaywan muestra un gran gusto por el encuadre y la narración estilizada al retratar los ritos y paisajes de Benarés que hará las delicias del público occidental al que va dirigida la película. Aunque también para contentar a este público, se recrea en exceso en el almíbar e idealización de los romances narrados. Y es francamente una pena, porque en los momentos done la historia tiene que realmente avanzar, especialmente al final de la cinta, el joven realizador muestra una gran destreza usando la elipsis que hace esperar mejores obras en su futura carrera.

Pero, sin duda, donde Masaan tiene un especial valor es en la interpretación del amor adolescente que hacen Sanjay Mishra y Vicky Kaushal, compensando algo la evidente envoltura prefabricada que respira todo el conjunto. Un cóctel infalible de sensibilidad, costumbrismo hindú, bellos paisajes y denuncia social para un público predispuesto y entregado. Un Bollywood para occidentales.

 

Vídeos de ‘Masaan’ dirigida por Neeraj Ghaywan

 

Compartir

Crítico y editor en CineCrítico.
Adscrito a Online Films Critics Society.

Dejar respuesta

diecisiete − 12 =