El azar y el cine

2
1447
Te puede pasar a ti

Aunque parezca increíble, el azar raras ocasiones ha sido tratado como tema central en el cine. No podemos negar que los factores del azar forman parte de muchísimos guiones de películas en sus más diversas formas: golpes de suerte, cambios de destino, sorpresas, casualidades… todas ellas, forman parte de la maquinaría de la narración cinematográfica frecuentemente, de hecho, suelen ser utilizadas para conseguir los más impactantes giros y golpes de efecto en toda clase de cine. Pero el azar, como tema, tal y como se ha hecho con el amor, el destino, el sentido de la vida, la venganza o la redención, no ha sido asunto que dé para protagonizar una película.

Y no es raro, porque al azar por su propia naturaleza, es impredecible. Y a ver qué guión escribes con un tema tan escurridizo: ¿Provocamos al azar para que aparezca? ¿Estamos condicionados por los golpes de buena o mala suerte? ¿Existe realmente el azar o son sólo circunstancias vitales? ¿Es todo azar o no lo es nada? ¿Se puede provocar al azar? ¿Condiciona una vida humana la aparición del azar? ¿Es la gente que admiramos fruto de una capacitación especial o sólo son el fruto de un azar?

Demasiadas preguntas. Repasemos qué películas han tenido al azar como verdadero protagonista:

Si yo tuviera un millón (VV.DD., 1932): El azar resulta ser el protagonista de la primera película formada por episodios o sketches diferentes en el cine sonoro. ¿Cuestión de azar? No lo sabemos, pero su argumento resulta más que estimulante para tratar el tema: Un millonario a punto de fallecer reparte su fortuna entre desconocidos cuyos nombres saca de la guía telefónica. Los diferentes episodios nos muestran cómo emplea cada uno ese dinero caído del cielo. Cada capítulo se resuelve de diferente forma y está dirigido por realizador diferente, entre los que se cuenta nada menos que Ernst Lubitsch o Norman Z. McLeod. Como es habitual, el resultado de cada capítulo es diferente, pero la tónica general recala en que los niños y ancianos, por la inocencia que se les supone, son los que manejan con mayor magnanimidad el fruto del azar. En el resto observamos algo que ya indica un popular refrán: el dinero sólo acentúa lo que ya eres.

  El cowboy y el samurai: una comparativa visual entre Leone y Kurosawa

Un millón en la basura (José María Forqué, 1967). El nunca suficientemente valorado director español José María Forqué dirigió ésta en apariencia sencilla y entrañable película donde el azar es protagonista: un modestísimo empleado de basuras del ayuntamiento de Madrid encuentra durante su trabajo un millón de pesetas en una cartera. Lo que en principio puede entenderse como una bendición del cielo para salir de una apurada situación familiar se convierte prácticamente en una maldición, convirtiendo la película en un retrato amable del español medio, en una moralizante historia sobre el merecimiento de la buena suerte. Estupenda película con unos soberbios José Luis López Vázquez y Julia Gutiérrez Caba que tiene la extraña virtud de los grandes narradores, hacer pensar mientras te estás riendo.

Un millón en la basura

Te puede pasar a ti (Andrew Bergman, 1994): Si Forqué se encargó de retratar al buen hombre medio español en el cine americano, desde las obras maestras de Frank Capra no han faltado películas que hayan exaltado los buenos sentimientos y valores del americano medio. Ésta es una de ellas. Titulada en países norteamericanos con el descacharrante La lotería del amor, en ella vemos a un policía interpretado por Nicolas Cage dejar un boleto de lotería a una camarera (Bridget Fonda) con la promesa de que si toca compartirán el premio. Y toca. Cuatro millones de dólares. El policía se ve entonces en la tesitura de elegir entre su anodina vida con una odiosa esposa a la que da vida Rosie Pérez o irse con la encantadora camarera. Evidentemente, todo en el guión conduce a que el polícia abandona a su envilecida esposa por el dinero para irse con la camarera, desaprovechando la oportunidad de indagar más acerca de la naturaleza del azar y lo que provoca en nosotros. En una película de este tipo, sacar lo mejor de los personajes, sus buenos sentimientos.

El billete ganador (Eric White, 2010): El juego de la lotería está íntimamente relacionado con el azar, es el primer juego que relacionamos con un cambio de suerte en nuestras vidas, quizá por la inmediatez de su llegada, por lo mágico de su obtención: eliges un número y resulta que ese número que has elegido es especial. Por si fuera poco, la llegada de Internet ha multiplicado las posibilidades de invocar al azar, como jugar a la lotería online en thelotter, así que invocar a nuestra buena suerte ya ni siquiera requiere salir de casa, basta con el móvil. Son decenas las películas que parten de esa premisa y hemos elegido ésta porque es una que se contrapone a lo que ya hemos argumentado hasta ahora sobre el azar: a quiénes realmente cambia es a los que están a tu alrededor. Todos sabemos como cambia la percepción que de nosotros tienen los demás cuando nos saben afortunados: de repente nuestros defectos son virtudes; nuestros malos hábitos, ejemplos; nuestras anomalías, muestras de lo extraordinario de nuestro ser. Película modesta y pobremente resuelta, pero nos sirve de ejemplo para lo mencionado.

  'Proyecto Eureka', ciclo de debates alrededor del arte

Las vidas posibles de Mr. Nobody (Jaco Van Dormael, 2009): Probablemente la película que ha tratado más en serio el tema del azar en relación con el destino, con el desarrollo de una vida. Si eres lo que eliges, ¿son tus decisiones fruto del azar o de un proceso consciente? ¿Elegimos lo que más nos conviene o quedamos al aire de los miles de caminos a los que nos enfrentamos en las decisiones de cada día? El cineasta belga Van Dormael realiza un exhuberante ejercicio estilístico para mostrarnos un historia caleidoscópica donde vemos las dos vidas posibles que hubiera podido llevar su protagonista si un día en una estación de tren hubiera elegido la otra opción. Tan fascinante como confusa, tiene el defecto de hacer tantas preguntas como de no responder ninguna adecuadamente. Eso sí, cuenta con unas intensas interpretaciones de Jared Leto, Sarah Polley, Diane Kruger y Linh Dan Pham.

Las vidas posibles de Mr. Nobody

El azar. El azar no es la buena suerte, ni la mala. El azar es el prisma de posibilidades que se nos presentan para cada acción que realizamos cada día, en cada palabra que decimos o callamos, en cada gesto que hacemos o evitamos. Es el azar y no el caos, la única ley que rige en la Naturaleza. Venga, Terrence Malick; venga, Lars Von Trier, que os falta por hacer esta película.

Contenido patrocinado.

2 Comentarios

  1. Muy interesante articulo, estoy indagando sobre como el azar, entendido como una idea exterior al individuo, se entiende como un posicionador social legítimo o no. Saltan los ludopatas de una posición social a otra del día a la mañana? Sin duda un tema interesante, estas películas me ayudarán a pensarlo pero… no hay cine sobre la ludopatía?

    A alguien se le ocurre algo sobre estas preguntas?

    • Muchas gracias, Martí.

      La ludopatía como tal no recuerdo que haya sido tratada como tema central de una película.

      Asociamos el azar siempre a un golpe de suerte económico, pero creo que resulta infinitamente más interesante desde un punto de vista ético. Te pongo un ejemplo: uno de los líderes políticos de un partido emergente en España, fue elegido en sus inicios por el simple hecho de ser el primero alfabéticamente en una lista. En unos meses, puede que sea presidente. ¿Lo hubiera llegado a ser si no se da este hecho azaroso? ¿Las virtudes que le atribuimos como candidato o como presidente si llega a serlo, son reales o fundadas en su posición social gracias a ese golpe de suerte? Creo que ese tema es interesantísimo.

      Un saludo.

Dejar respuesta

2 × dos =