Connect with us
Resena de la pelicula Los ojos de Tammy Faye

Crítica

Crítica: LOS OJOS DE TAMMY FAYE (Michael Showalter, 2021)

Crítica: LOS OJOS DE TAMMY FAYE (Michael Showalter, 2021)

En España no hemos conocido el fenómeno de los telepredicadores aunque estoy seguro de que para algunos de nuestros lectores hispanoamericanos sí es popular. En Estados Unidos la Iglesia Evangelista siempre los ha promovido en ese afán tan propio de su cultura de rebozar cualquier contenido en entretenimiento y espectáculo para que llegue lo más lejos posible. Y la llegada y auge de las televisiones privadas en los 60 y 70 supusieron una enorme explosión de popularidad para los predicadores que supieron adaptar su verbo y maneras al medio audiovisual.

Nadie personificó mejor esta simbiosis como Tammy Faye (Jessica Chastain) y Jim Bakker (Andrew Garfield) quienes fueron los Sonny y Cher de los evangelistas. Su cadena, PTL, floreció de tal modo que llegaron a generar alrededor de 120 millones de dólares al año. Parecía inevitable que sus vidas, sobre todo después de verse afectados por escándalos financieros y de abuso, fueran llevadas a la pantalla grande más temprano que tarde, especialmente después de que un documental del mismo nombre fuera lanzado con gran éxito en 2000. Había más para ver sobre los ojos de Tammy para los ojos del público.

La idea de la película surgió de la propia Chastain (productora a través de su compañía Freckle Films) cuando vio el documental una noche con desfase horario mientras promocionaba La noche más oscura en 2012 e inmediatamente vio potencial, no solo para dejar las cosas claras sobre algunos de los momentos extraordinarios de la vida de Tammy Faye, sino porque le presentaría desafíos únicos como actriz que no había enfrentado antes. Cubierta de maquillaje alrededor de sus admirados ojos, transformando su profundo acento de California en el de Minnesota y enfrentando su antiguo miedo a cantar, Chastain trabajó con meticulosa planificación para producir posiblemente su mejor interpretación hasta el momento.

La película descansa principalmente sobre sus hombros y clava todas las señas de identidad y caracterización registradas de Tammy Faye así como su energía y efervescencia únicas elevándola más allá de la caricatura de uñas, labios y cabello que muchos le han otorgado injustamente. Jessica Chastain brilla en todo momento, al igual que Andrew Garfield, quien continúa su ascenso a los escalones más altos de las listas de Hollywood con otro magnífico papel como Jim Bakker. Como su coprotagonista, Garfield siempre ha sido meticuloso e inmersivo con su trabajo actoral y no es diferente aquí, rebosante de confianza y agonía en igual medida que Bakker, y volando junto a su protagonista.

Es una pena que fuera de sus actuaciones la película solo haga un trabajo modesto al contar su notable historia y esté demasiado al servicio de sus protagonistas, así como el excelente apoyo de Cherry Jones y Vicente D’Onofrio). Su guión peca de algo anodino y pareciera que solo araña la superficie tanto de las vidas de nuestros protagonistas como de sus escándalos, menos aún en comparación con el documental que proporcionó más alcance y sustancia al funcionamiento interno de la pareja. Michael Showalter, quien destacó con The Big Sick en 2017, logra algunos destellos pero no logra penetrar en la sustancia interna de los personajes y lo que les mueve en medio de esa vorágine de fama y dinero incluso cuando aparecen las primeras muestras de decadencia. Pero a pesar de todo ello, este es el proyecto de una actriz hecho realidad y sus protagonistas logran el difícil reto de convertirse en esas mismos personalidades tan fascinantes como ilusorias.

Cinéfilo de vocación, crítico por afición. Una película es buena si consigue lo que pretende.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 2 =

Acepto la Política de privacidad

Advertisement

Últimos artículos

More in Crítica