OUTSIDE THE WIRE (Mikael Håfström, 2021)

Outside the Wire

Un piloto de drones (Damson Idris) se une a un oficial androide (Anthony Mackie) para localizar un dispositivo que amenaza con acabar con la vida sobre el planeta.

El dispositivo en cuestión se encuentra oculto en una zona altamente militarizada.

Cartel / Póster

Outside the Wire

Crítica

Dicen que los mandamases de Netflix están empezando a preocuparse por la “fatiga de decisión” que supone a sus usuarios escoger qué película ver en la plataforma, dedicando casi más tiempo a ello que al visionado. No se puede decir que no sea responsabilidad suya pues adentrarse en el catálogo de Netflix es navegar por la repetición de 5 o 6 modelos de película exitosa con infinitas variantes de género y nacionalidad.

Uno de esos modelos ha sido la buddy movie o película de colegas o compañeros de trabajo, un formato que admite prácticamente cualquier género, , desde la comedia al drama de ciencia-ficción. Ahí esta Bright con Will Smith, uno de sus grandes éxitos, que maridaba los policías colegas con la ciencia-ficción.

A descubierto (Outside the Wire) se puede etiquetar dentro de estas variaciones que ensaya Netflix sobre temas que les funcionan, que arrastran espectadores. En esta ocasión, la película de colegas se pone trascendente e hibrida con el cine de acción bélico que remite en los efectos y estética a la estupenda Distrito 9. La seriedad llega por el matiz en el tema de fondo tratado: la responsabilidad de los países “defensores de la democracia y la libertad” respecto a los daños colaterales: ¿Dónde está el límite? ¿Justifica el fin cualquier medio?

Aunque es sabido que Netflix cojea del lado progre de la política, el afán por el entretenimiento no le deja meterse en profundidades sobre el asunto, que podría haber dado lugar a una película interesantísima. El poco nivel dramático de sus actores protagonistas y la sumisión al entretenimiento dejan todo en un alambicado drama bélico-futurista que se deja ver.

Lo mejor, comprobar la ambición en el guion de Rowan Athale y Rob Yescomb, así como el crecimiento en la envergadura de los proyectos de su interesante director, Mikael Håfström, que esta vez termina resolviendo con altibajos el encargo.

Tráiler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − dos =

Acepto la Política de privacidad