Connect with us

Director

Las mejores películas de Federico Fellini

Federico Fellini

El nombre de Federico Fellini resuena en la historia del cine como sinónimo de creatividad, sueños y memoria visual. Nacido el 20 de enero de 1920 en Rimini, Italia, Fellini se convirtió en uno de los directores más influyentes de todos los tiempos, conocido por su estilo distintivo que mezcla fantasía y realismo, desarrollando un lenguaje cinematográfico inconfundible que dejó una huella indeleble en el mundo del séptimo arte. Con una carrera que se extendió desde la década de 1940 hasta su fallecimiento en 1993, Fellini experimentó con distintas formas de narrativa visual y temática. A lo largo de los años, mostró al mundo su peculiar universo, por el cual recibió numerosos premios internacionales como cinco Oscars, incluyendo la estatuilla honorífica por su trayectoria. Su filmografía revela una intensa búsqueda de autorreflexión e introspección, la cual materializaba en obras que a menudo parecían desdibujar las líneas entre la realidad y la fantasía.

Las mejores películas de Fellini

Luci del Varietà (Luces de Varietés, 1950)

La producción cinematográfica de Fellini arranca con Luci del Varietà, una película co-dirigida junto a Alberto Lattuada. Este filme se sumerge en el ambiente del mundo del espectáculo itinerante. Introduce al público en los temas que serían recurrentes en la obra de Fellini: el show business y sus sombras, la pasión y la desilusión. Aunque es menos conocida y no presenta aún toda la complejidad estilística de sus trabajos posteriores, Luci del Varietà es fundamental para entender sus inicios y evolución creativa.

Lo Sceicco Bianco (El jeque blanco, 1952)

Bajo el amparo de la producción de Roberto RosselliniLo Sceicco Bianco ve a Fellini tomar el rol de director en solitario por primera vez. Aquí empieza a definirse el ‘estilo Fellini’, combinando lo cómico con lo patético al retratar las tribulaciones de una joven pareja provinciana en Rome. La película satiriza las ilusiones románticas alimentadas por las novelas gráficas populares del momento, un tema recurrente: el choque entre la realidad y los sueños.

La Strada (1954)

La Strada fue la película que consolidó internacionalmente a Fellini. Ganadora del primer Oscar a la Mejor Película Extranjera en 1956, nos transporta con su estremecedora narrativa sobre una ingenua muchacha vendida a un rudo artista callejero. La interpretación magistral de Giulietta Masina, esposa del director, como Gelsomina, añade una capa extra de humanidad y lirismo al relato. Esta película estableció el universo emocional y poético de Fellini, con personajes situados en los márgenes de la sociedad que luchan por encontrar su lugar en ella.

Il Bidone (Almas sin conciencia, 1955)

Aunque menos famosa que muchos de sus otros títulos, Il Bidone, que sigue a un grupo de estafadores aprovechándose de la fe y esperanza rural, es crucial para entender el arco ético y estilístico del cineasta. Con un tono melancólico, crucial para entender la evolución introspectiva del realizador, esta obra nos invita a reflexionar sobre temas como el arrepentimiento y la redención.

Le Notti di Cabiria (Las noches de Cabiria, 1957)

Siguiendo con su exploración del alma humana a través de personajes femeninos desvalidos, Fellini crea Le Notti di Cabiria. De nuevo con Giulietta Masina en el papel principal, esta película retrata a una prostituta romana en su búsqueda incesante del amor verdadero. Con una mezcla única de pathos y humor, este aclamado film logró otro Oscar a la Mejor Película Extranjera para Italia.

La Dolce Vita (1960)

Sin lugar a dudas uno de sus trabajos más emblemáticos e influyentes es La Dolce Vita. El término se ha integrado al lenguaje popular para describir un estilo de vida hedonista inspirado por la película. La cinta sigue las peripecias del periodista Marcello Rubini por una serie de encuentros en la Roma de los años sesenta, siendo proporcionalmente fascinante y crítica hacia una sociedad sometida al espectáculo y al escapismo vacuo. La famosa escena donde Anita Ekberg se baña en la Fontana di Trevi permanece como uno de los momentos más icónicos del cine mundial.

 (1963)

Legitimadamente considerada por muchos como una joya del cine autoreflexivo,  es quizás el apogeo artístico de Fellini. Protagonizada por Marcello Mastroianni, quien interpreta ito una alter ego del propio director, este opus magnum explora las tribulaciones creativas y memoriales desde un punto de vista surrealista. Galardonada con dos Oscars, incluido mejor película extranjera y mejor diseño de vestuario,  es ensalzada frecuentemente no solo como un pináculo en la carrera del director sino también como uno de los mayores logros en toda la historia del cine.

Amarcord (1973)

Proyectando reminiscencias nostálgicas y escenas grotescas inherentes al universo felliniano, Amarcord, que significa «yo recuerdo» en dialecto romañol, representa un retorno tanto geográfico como temporal para Fellini. Este filme es una crónica semi-autobiográfica sobre su juventud en Rimini durante la era fascista italiana. Con su inimitable mezcla de humor y melancolía, recuerdos personales y espectáculo audiovisual, esta obra recibió favorable acogida a nivel internacional, ganando incluso un Oscar más a la Mejor Película Extranjera.

Sobre Federico Fellini

¿Cuáles fueron las principales influencias de Federico Fellini?

Federico Fellini fue influenciado por varias fuentes a lo largo de su carrera. En sus primeros años estuvo marcado por el neorrealismo italiano —liderado por figuras como Roberto Rossellini y Vittorio De Sica— abocándose a retratar cuadros sociales realistas post-guerra. Oras influencias importantes incluyen el circo y el variété italiano —de donde sacaría muchos arquetipos para sus personajes— así como la psicología Junguiana y la mitología personal. También fue influido enormemente por su extensa colaboración con compositores como Nino Rota y diseñadores como Piero Gherardi.

¿Qué significado tiene «Felliniesco»?

El término «Felliniesco», derivado del apellido del director, ha pasado a denotar cualquier situación o secuencia que tenga una cualidad onírica o surrealista similar a la vista en sus películas. A menudo se utiliza para describir escenas que se balancean entre lo fantástico y lo grotesco.

Opiniones sobre Federico Fellini

Diversas personalidades del cine han expresado su admiración por Federico Fellini. El director estadounidense Martin Scorsese, conocido por su pasión por la historia del cine y especialmente por el cine italiano ha dicho: «Fellini representó algo especial para mí personalmente — siempre supo cómo expresar las dimensiones del arte cinematográfico». Por otro lado, el director japonés Akira Kurosawa comentó sobre Fellini: «Es un artista único con un mundo muy característico — cada película suya es como una fábula mirando directamente al corazón humano.» Las opiniones abarcan diferentes esferas cinéfilas pero todos coinciden en una cosa: Fellini ha marcado un antes y después en el cine mundial.

Es incuestionable que Federico Fellini no solo forjó un camino asombroso dentro del séptimo arte sino que transformó cómo se pueden explorar las profundidades de la experiencia humana a través del cine. Desde sus obras neorrealistas hasta sus surrealistas odiseas introspectivas que exploran los rincones más recónditos del alma y los sueños humanos, Fellini no solamente creó películas; él creó mundos inmortales que trascenderán por generaciones futuras.

Clic para comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + trece =

Acepto la Política de privacidad

Más artículos