Día 4: Saltando a la madurez

Attack the Block

Primer domingo del Festival. Ayer nos portamos bien, no fuimos a ninguno de los fiestones preparados por los equipos de las películas a estreno y estamos frescos para la sesión de pelis de hoy.

 

Verbo

 

Eduardo Chapero-Jackson es uno de los cortometrajistas españoles más respetados gracias a unos excelentes y estilizados cortos, casi siempre con una denuncia social incorporada, sobre todo el excelente Contracuerpo (2005). Estos cortos le han colmado de premios por lo que el salto al largo era inevitable. Telecinco Cinema y los siempre atentos Apaches Entertainment han sido quiénes han apostado por el director en su ópera prima.

Como era de esperar por la obra de su autor Verbo es una propuesta muy ambiciosa. Ya durante su gestación se habló de que el director había renunciado (aún más) a un ajustado presupuesto a cambio de más libertad creativa. Lástima que el resultado se haya saldado con una película que reúne sus peores defectos, tendencia que ya se apuntaba en su último corto The End (2008): afán de trascender, pedantería, pomposidad y muchas, muchas ganas de ser el más moderno del lugar. Una pena.

Verbo juega con el descubrimiento de la  madurez por una adolescente (Alba García) a través de distintas culturas urbanas, especialmente el hip-hop vía Líriko (Miguel Ángel Silvestre), que le llaman secretamente a través de señales casi oníricas por toda la ciudad.

[Clic para ver álbum / 2º clic para ampliaciones]
Verbo
 

 

La modernidad y lo auténtico sepultados por la corrección social y el urbanismo frío ahogando la personalidad de los adolescentes parecen ser las reivindicaciones de Eduardo Chapero-Jackson en su trabajo, todo ello con muy poca fortuna ya que la escasez de medios y la dispersión argumental es patente en todo momento en la película, muy a pesar de los esfuerzos de sus actores, especialmente Miguel Ángel Silvestre, defendiendo un personaje sencillamente imposible y a ratos ridículo.

Por si esto fuera poco, otro ingrediente que el autor ha añadido a esta viajes desde la adolescencia a la madurez son los textos de El Quijote descubiertos por la protagonista y sus compañeros de aula en el bachillerato. En la rueda de prensa posterior el chapero-Jackson habló de “…necesidad de reivindicar El Quijote, sobre todo entre los jóvenes…”. Los ojos como platos. Sin duda, la obra de Cervantes nunca agradecerá lo suficiente que Chapero-Jackson la haya sacado del tremendo olvido donde estaba inmersa.

Verbo es una película fallida. Un fallo especialmente doloroso porque proviene de uno de los cineastas más prometedores que al final se ha desvelado con más humo que carne. No importa, de grandes errores nacen grandes proyectos, aunque es probable que a Eduardo Chapero-Jackson le quede un largo camino de aprendizaje y maduración en la televisión y aceptando encargos ajenos antes de que otro productor lo considere fiable para una nueva película propia.

 

Attack the Block

 

Aunque estamos en el 4º día del festival creo que ya puedo decir que esta va a ser mi película favorita. El desenfado, irreverencia, ritmo e ingenio de la película escrita y dirigida por Joe Cornish nos ha hecho pasarlo muy bien en la sala, si bien es cierto que es de ese tipo de películas que todo festivalero en Sitges desea.

Attack the Block parte de una premisa muy sencilla pero que es uno de los componentes de cualquier comedia: situar un hecho en un ambiente que no es el adecuado y ver qué sucede. Así que Cornish se plantea: ¿Y si E.T. hubiera caído en uno de los peores suburbios de Londres en lugar de en una tranquila ciudad residencial norteamericana?

Pues lo que sucede es que en menos de 3 minutos la criatura muere apaleada, humillada y prendida fuego por los primeros pandilleros que se la encuentran, esos que pasan las noches merodeando cerca de los bloques de pisos de la periferia donde viven. Lo que no esperan estos chavales es que todo un ejército de extraterrestres venga a buscarles para vengar la muerte de su compañero, lo que les obliga a refugiarse en uno de los edificios.

Attack the Block cuenta como virtudes todo lo que Verbo tenía como defectos. La película es pequeña pero aprovecha al máximo su presupuesto, incluidos unos efectos especiales muy ingeniosos para recrear las criaturas alienígenas. También tiene un retrato social mucho más verídico, los pandilleros que viven y se refugian en el bloque son una muestra de la juventud urbanita y sus problemas: inadaptación, drogas, racismo, falta de ética. Y sobre todo, huye de cualquier pedantería para ofrecer una mera diversión cuyas conclusiones no son recitadas por los actores, sino que fluyen de los hechos que suceden en pantalla.

Una propuesta muy estimulante que además cuenta con algún gag muy notable y cameos de algunos destacados actores de comedia británicos.

[Clic para ver álbum / 2º clic para ampliaciones]
Atttack the Block
 

 

Compartir
Críticas de cine, cartelera, estrenos de cine, tráilers y rodajes. Las noticias de cine más esperadas y las novedades de la industria cinematográfica con una mirada crítica.

Dejar respuesta

diecinueve + uno =