Crítica de ‘Orgullo + Prejuicio + Zombis’ (Burr Steers, 2016)

Crítica de 'Orgullo + Prejuicio + Zombis'

 

La letra con mordisco entra

 

Que la creatividad es sólo pura mezcla, bien combinada, de referencias, es algo que sabe cualquiera que se haya acercado a una disciplina artística. Picasso lo expresó magistralmente en su frase “Después de Altamira, todo es decadencia” señalando la pureza de esa inspiración primigenia captada del natural que ya jamás volverá a tener ningún artista en la Historia.

Star Wars, Los 7 magníficos, Ciudadano Kane, todo el cine de Tarantino… no son más que el destilado de cientos de referencias y experiencias de sus creadores. Que la coartada sea más o menos lícita es ya cuestión de gustos. Hay quién prefiere obviar que Star Wars no es más que una historia medieval de samurais con espadas láser en lugar de katanas y hay quién como en Aliens vs. Cowboys o esta Orgullo + Prejuicio + Zombis, dejan ya claro desde su título el gusto por el cóctel de géneros sin disimulo y con precisión estimulante.

 

Carteles de ‘Orgullo + prejuicio + zombis’ con Matt Smith y Lena Headey

 

Crítica de ‘Orgullo + prejuicio + zombis’ de Burr Steers

Como clásicos que son, los libros de Jean Austen están sujetos a la relectura y revisión continua en todas las épocas desde su publicación. La cuota de corrección política del cine comercial actual respecto a los roles femeninos ha encontrado en sus novelas un material perfecto para revisarlas con asiduidad. Este título concreto ha dado en la última década la bellísima y canónica versión de Joe Wright en 2005 y varias adaptaciones televisivas hasta llegar a ésta, si bien es cierto que esta vez su origen literario no es el libro de Austen, sino el homónimo del escritor norteamericano Seth Grahame-Smith, autor especializado en ficción de corte fantástico del que ya conocimos otra adaptación de un clásico literario de traza parecida en Abraham Lincoln: cazador de vampiros (Timur Bekmambetov, 2012).

La coartada del autor es perfecta para ser un superventas. Combina literatura clásica con ficción popular para un público adolescente al que la narrativa tradicional les puede resultar ajena. ¿Quién puede afirmar que Cervantes no hizo exactamente eso al escribir el Quijote? De este modo, Grahame-Smith nos embaúla la literatura romántica y decimonónica de Austen en un contexto de epidemia zombi como Cervantes diluyó una novela de caballerías en una ficción cómica para que fuese leída como comedia en las tabernas después de la cena.

Aunque en el ejercicio queda desfigurada tanto la denuncia de las costumbres de Austen como el significado crítico de la figura del zombie, a la puesta en imágenes por Burr Steers no se le puede achacar pretenderlo en ningún momento. Ambos géneros quedan mezclados con toda naturalidad y desparpajo para dar a lugar a un entretenimiento limpio y estereotipado de guapos y feos, buenos y malos, donde toda tema trascendente es rápidamente trocado por una pelea de artes marciales o un ataque zombi.

 

Fotos de ‘Orgullo + prejuicio + zombis’ con Lily James y Sam Riley

 

Y esa es justo la gracia y el interés que tiene Orgullo +Prejuicio + Zombis: su enorme desparpajo como entretenimiento al unir todas esas facetas. Partiendo de una discreta pero eficaz recreación de época en diseño de vestuario, iluminación y atrezzo, la película enarbola en su guión los pespuntes más variopintos para justificar su verosimilitud interna, como la maestría en artes marciales chinas de las hermanas Benneth, convirtiendo lo injustificable en pura diversión, sin perder nunca el hilo de la trama original.

Con una producción adecuada en la que participa la actriz Natalie PortmanOrgullo + Prejuicio + Zombis pierde la frescura de su desvergüenza conforme avanza el metraje y sólo va quedando la previsible y conocida resolución amorosa. Una vaga sensación de montaje recortado, de presupuesto escueto o falta de habilidad narrativa queda en el espectador tras las escenas finales del asedio a Londres por parte el ejército zombie que seguro que el material literario recrea con deleite. Encargo un poco grande quizá para un director que sólo ha acreditado un par de melodramas aseados. Sin embargo, los espectadores que se enfrenten por primera vez a la excelente obra de Austen en esta Orgullo + Prejuicio + Zombis gozarán con las interpretaciones de unos jóvenes y guapos actores y una historia que les puede animar al conocimiento de la autora y su lectura.

 

Tráiler y clips de ‘Orgullo + prejuicio + zombis’ de Burr Steers

P.D. La literatura de género zombi tiene destacados autores españoles aunque en pocas ocasiones ha llegado a la pantalla. Lástima, porque proyectos como Lazarillo Z de Zoe Berriatúa merece llegar a buen puerto tras 5 años buscando financiación. Ojalá estrenos como éste le ayuden.

Compartir
Crítico y editor en CineCrítico. Adscrito a Online Films Critics Society.

Dejar respuesta

ocho + 8 =