Crítica de ‘Siete vidas, este gato es un peligro’ (Barry Sonnenfeld, 2016)

Discreta comedia con estrellas norteamericanas que explota inteligentemente la tendencia de Internet sobre vídeos de gatos para hacer un producto familiar de consumo amplio.

Crítica de 'Siete vidas, este gato es un peligro'

 

Mundo gatete

 

Colean los últimos días del verano y con ellos los estrenos orientados al ocio de un público de vacaciones que busca distraerse de un modo familiar. Y qué mejor idea que llevarles al cine a continuar las aventuras de quiénes son los protagonistas de las tendencias de visionado de vídeos en Internet: los gatos.

La fascinación por los gatos y su comportamiento puede que radique en su similitud con el de los humanos: pesa tanto la intuición como la racionalidad. Una gato puede maullar durante 20 minutos delante de una puerta y, cuando la abres, darse la vuelta y marcharse indiferente. Y eso sólo está al nivel de comportamiento de un humano. Y esta es la peculiaridad que se pretende explotar en esta cinta.

Para explotar ese rasgo gatuno y su afición a ver lo que hacen en vídeo la productora EuropaCorp, propiedad del cineasta Luc Besson, ha encargado la escritura de un guión a cinco jóvenes guionistas y la realización de una película sobre ello al norteamericano Barry Sonnenfeld, experto realizador de comedias entre las que destaca La familia Addams (1991), Cómo conquistar Hollywood (1994) y la trilogía Men in Black (1997, 2002 y 2012).

 

Cartel y fotos de ‘Siete vidas, este gatos es un peligro’ con Kevin Spacey, Jennifer Garner y Christopher Walken

Cartel de 'Siete vidas, este gato es un peligro'

 

Crítica de ‘Siete vidas, este gato es un peligro’ dirigida por Barry Sonnenfeld

Besson es un reputado director pero, sobre todo, un productor de tremendo olfato para la taquilla. Sus éxitos con León, el profesional (1994) y El quinto elemento (1997) le asentaron en Hollywood donde no ha parado de producir, escribir y dirigir decenas de éxitos comerciales.

Siete vidas, este gato es un peligro es un nuevo producto de su compañía orientado al público familiar y que tendrá un largo recorrido comercial en las televisiones del todo el mundo durante, como poco, una década. La elección del tema de los gatetes, tan afín a la gente que navega a diario por las redes sociales, y la contratación de estrellas de primera fila como Kevin Spacey y Jennifer Garner garantizan, junto a un guión canónico donde se ensalza la unión familiar, el visionado en cualquier hogar durante una sobremesa tranquila.

La cinta de Sonnenfeld no tiene ninguna otra pretensión artística que la del entretenimiento bien facturado y quizá ir entrenando a una serie de guionistas con los que quiere trabajar en el futuro. Tiene un comienzo con gancho pero desfallece en el segundo y tercer acto, con secuencias más manidas y muy poco apoyadas por la banda sonora para dar volumen de peripecia a la aventura que se está viviendo dentro de una casa.

En el apartado técnico destaca la perfecta integración de los efectos especiales en las aventuras del gato protagonista junto a las escenas ejecutadas por un gato real. Por su parte, Spacey y Garner disfrutan y hacen disfrutar con su trabajo y los más jóvenes tendrán la ocasión de descubrir al gran Christopher Walken y quizá descubrir alguna joya en su filmografía.

 

Tráiler y entrevistas de ‘Siete vidas, este gato es un peligro’ con Kevin Spacey, Jennifer Garner y Christopher Walken

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 8 =