La helada negra, una fábula de catástrofes y santos

La helada negra es una suerte de fábula dirigida por el cineasta argentino Maximiliano  Schonfeld, y protagonizada por Ailín Salas y Lucas Schell en los papeles principales.

El filme se desarrolla en una zona rural, en un pueblo indefinido y suspendido en el tiempo. Una comunidad de descendientes de europeos que se dedican a la agricultura y el campo es su único modo de supervivencia.

Sin embargo, las tierras parecen estar sitiadas por fenómenos ambientales de tintes apocalípticos que transforman todo y generan penurias a los residentes.

Dentro de esta comunidad mayormente masculina, viven los hermanos Lell, cuyos cultivos se ven amenazados por una fuerte helada que bien saben, destruirá sus sembrados y matará a todos sus animales. Pero un milagro acontece, una misteriosa mujer aparece de imprevisto y la helada cesa.

A partir de ese momento, los pobladores ven a la joven como una santa y todos la veneran. Paralelamente, su presencia crea tensiones en un núcleo familiar, donde pasa a ser el objeto de un deseo platónico.

La helada negra es un relato sensorial de un mundo donde los hechos y los personajes, no requieren de explicaciones racionales.

El filme se estrena en la Argentina el próximo 7 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 20 =