La obra del siglo, la historia de una gran mentira cubana

La obra del siglo, del cineasta Carlos Machado Quintela, es una coproducción de Cuba, Argentina y Alemania sobre lo que fuere catalogado como el “mayor proyecto social” en la isla: la construcción de una planta de energía nuclear.

Cuba recibió en el año 1982 un gran aporte económico del gobierno soviético para construir el CEN (Centro de Energía Nuclear) en la provincia de Juraguá, con metas a replicarse en toda la isla.

Miles de personas fueron convocadas para armar la obra, trabajar en ella y vivir en la zona, ya que el CEN además de los reactores, contenía escuelas, hospitales, comercios, centros de recreación etc. A cada empleado el gobierno le entregaba una unidad funcional donde podía vivir con quien desee para no tener que viajar todos los días al trabajo.

La llamada “ciudad nuclear” de Cuba se mantuvo desde 1982 hasta 1992, pero no fue concluida debido al desastre de Chernobyl, por el cual los inversores quitaron su apoyo. Las edificaciones nunca fueron demolidas, y en la zona  convertida ahora en un pueblo fantasma, aun habitan muchas de las personas que acudieron esperanzadas con encontrar un futuro mejor.

La obra del siglo es protagonizada por Mario Balmaseda, Mario Guerra y Leonardo Gascón, con producción de Rizoma Films de Argentina junto a capitales cubanos y alemanes.

Sinopsis de La Obra Del Siglo de Carlos Machado Quintela

En Cienfuegos se erigen unas viejas y abandonadas estructuras que debían ser reactores nucleares. Pero, debido al episodio de Chernobyl en los años 80, la URSS se disolvió y el proyecto que era financiado por ellos quedó inconcluso.

En este derrumbado lugar viven hijo, padre y abuelo, cada uno con sus problemas, y su relación se ve reflejada en una película que combina la ficción con un documental para dar testigo de las calamidades de la política.

Compartir
Redactora en Cinecrítico.

Dejar respuesta

3 × 4 =