Lulú, arriesgada y visceral apuesta del cine argentino

Lulú es una película bastante controversial del joven cineasta argentino Luis Ortega. Con esta producción, el creativo se colocó en el lugar del más arriesgado, intenso y visceral de su generación.

La historia desarrollada en Lulú gira en torno a sus dos protagonistas, una pareja de jóvenes marginales formada por Lucas y Ludmila, que viven en una precaria casilla abandonada, la cual paradójicamente se encuentra en la opulenta zona del barrio de la Recoleta en Buenos Aires.

Ella, a pesar de poder caminar, no se desprende de la silla de ruedas que tuvo que utilizar cuando se recuperaba de un balazo en la espalda. El, está siempre armado, y se dedica a recolectar los huesos de las carnicerías en un camión.

Lulú muestra una realidad extraña para unos y muy habitual para otros. Sus personajes, que viven en la más pura marginalidad, no han perdido la alegría ni las ganas de vivir.

Protagonizada por  Ailín Salas, Nahuel Pérez Biscayart y Daniel Melingo, Lulu tiene una gran belleza plástica, pero una muy intensa carga ideológica.

Sinopsis de Lulú

Lucas y Ludmila son dos chicos enamorados, marginales y que deambulan por la ciudad como si fuera un juego de mesa.

Lucas trabaja con su camionero Hueso recolectando el cebo de las carnicerías, pero en su tiempo libre se dedica a cometer delitos menores y disparar a los monumentos urbanos.

Ludmila está en silla de ruedas, tiene un hermanito al que va a buscar a la escuela y una familia a la cual no quiere ver.

Lucas está entusiasmado con la infinita cantidad de posibilidades a su alrededor y la impunidad que le da el amor.

Después de ciertos desencuentros, Ludmila decide volver a su casa, dejando a Lucas solo con su pistola en una enorme ciudad y sin tener dónde ir.

Lulú se estrena hoy en la Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =