Llega a las pantallas Inferno, la nueva entrega de la serie del experto en simbología Robert Langdon, dirigida por Ron Howard, basada en la novela de Dan Brown, y protagonizada por Tom Hanks, Felicity Jones y Omar Sy, entre otros.

Cartel Poster de ‘Inferno’

Cartel Poster 'Inferno'

Sinopsis de ‘Inferno’ con guión de David Koepp

El ganador del Óscar Ron Howard vuelve para dirigir la última entrega de la multimillonaria serie de bestsellers de Dan Brown (El Código Da Vinci) protagonizada por Robert Langdon, Inferno, en la cual el famoso profesor de simbología (nuevamente interpretado por Tom Hanks) se encuentra tras el rastro de una serie de pistas conectadas con el mismísimo Dante.

Cuando Langdon despierta con amnesia en un hospital italiano, hará equipo con Sienna Brooks (Felicity Jones), una doctora de la que él espera le ayude a recuperar sus recuerdos. Juntos recorrerán Europa en una carrera a contrarreloj para desbaratar una letal conspiración global.

Premiere de ‘Inferno’ en Florencia con Tom Hanks, Felicity Jones y Omar Sy

Felicity Jones, Tom Hanks y Omar Sy en la premiere de ‘Inferno’ en Florencia

Rueda de prensa y presentación de ‘Inferno’ en Florencia con Ron Howard y Dan Brown

Sobre la producción de ‘Inferno’

Tras el éxito internacional de El código Da Vinci (2006) y Ángeles y demonios (2009) llega Inferno, la tercera y esperadísima adaptación de la serie de novelas de Dan Brown con Robert Langdon como protagonista. Inferno, la última incorporación a la franquicia de mil doscientos millones de dólares, fue un superventas en 2013, probando así que los lectores de todo el mundo no se cansan nunca de Robert Langdon.

La película vuelve a reunir al cineasta Ron Howard, que ha dirigido recientemente el aclamado documental de The Beatles Eight Days a Week: The Touring Years, con Tom Hanks, que regresa en uno de sus papeles distintivos encarnando al agudo e ingenioso Langdon. Hanks explica por qué perdura el atractivo de la franquicia. “Hay algo que Dan Brown ha llegado a entender –a todo el mundo le encanta un buen rompecabezas, especialmente uno en el que de verdad puedes averiguar las pistas una a una y resolverlo”, afirma. “Estas películas le dan eso al público –es casi una película interactiva, y ha sido así desde El código Da Vinci”.

Prestando su título de la versión en latín de la obra maestra de Dante, Inferno tiene el componente agregado de un thriller psicológico. En la película, el profesor Robert Langdon se despierta para enfrentar su mayor reto hasta el momento: ha perdido la memoria. Atormentado por frenéticas visiones e intensos dolores de cabeza, debe averiguar qué le sucedió y por qué.

Hanks explica que “el Infierno para Langdon en la película es tanto un estado mental como una experiencia muy física ya que sufre terribles dolores de cabeza y le tortura el hecho de que desconoce el por qué”.

“Sin duda, Robert Langdon atraviesa su infierno personal al principio del filme –su propio Inferno”, comenta Dan Brown. “Se despierta en un hospital, hay personas que intentan matarlo y no tiene ni idea de qué es ese artefacto que lleva consigo. Tiene que seguir un rastro de pistas para averiguar quién lo quiere muerto y por qué. Al final, se da cuenta de que lo que está en juego es mucho mayor que su drama personal –en realidad, está en juego el futuro del planeta”.

Inferno es la entrega de la franquicia con más estilo visual hasta el momento, con una serie de secuencias de sueños crípticos que llevan al público dentro de la cabeza de Langdon y aportan una sensación completamente diferente a episodios anteriores. Eso es precisamente lo que el director Ron Howard trae a esta serie –de los 23 largometrajes que ha rodado durante más de tres décadas como director, la única secuela que ha elegido dirigir es la de Ángeles y demonios e Inferno. “Ha habido personajes a los que adoro tanto como a Robert Langdon, pero siempre me gusta obligarme a hacer algo diferente. Es más interesante que repetirse con lo mismo”, explica Howard. “Sin embargo, eso es lo mejor de las películas basadas en libros de Dan Brown –cada una de ellas es muy diferente y él explora temas muy diversos en cada aventura. «Inferno» es hasta ahora la novela más diferente en cuanto a estilo. Con esta serie, tengo la oportunidad de volver a reunirme con un personaje que adoro, a la vez que continúo obligándome a ir en una nueva dirección”.

En la película, Langdon debe dar sentido a las pistas relacionadas con el poema épico de Dante. Howard explica que “la mente llena de alucinaciones de Langdon es atormentada por un hombre obsesionado con Dante. Se ve forzado a ordenar las piezas y darle sentido a este sendero de pistas que se abre frente a él”.

“Dante inventó nuestra concepción moderna del Infierno”, comenta el productor Brian Grazer. “En el libro, Dante presencia a los pecadores en la tierra siendo castigados por la justicia poética. Aquello se convierte en la base de los rompecabezas que Langdon debe resolver en esta película. Dante describió el Infierno; Boticelli lo visualizó; pero solo Robert Langdon, el simbologista, puede evitar el Infierno en la Tierra deteniendo la propagación de un virus mortal”.

Imágenes de ‘Inferno’ con Tom Hanks y Felicity Jones

Una de las razones por las que los libros de Brown conectan con el público es su ingenio para convertir misterios reales de la Historia en thrillers emocionantes para el público actual. En Inferno, la fuente de inspiración subyacente de Brown es el Infierno de Dante. El gran poeta italiano del siglo XIV intentó describir el viaje del alma hacia Dios, con el rechazo del pecado como primer paso. En el poema épico, el propio Dante es dirigido a través de nueve círculos del Infierno, donde ve a pecadores impenitentes castigados por la justicia poética: adivinos que tienen la cabeza al revés, incapaces de ver lo que viene en adelante; políticos corruptos de “manos sucias” sumergidos en brea hirviente. Los mayores castigos están reservados para los peores villanos de Dante, los traidores: en las tres bocas de Satanás, para ser masticados durante la eternidad, están Casio y Bruto, que asesinaron a Julio César, y Judas Iscariote.

Para Brown, el desafío fue llevar la obra de un genio que ha inspirado a lectores y artistas durante 800 años y encontrar los elementos que la convirtieran en un thriller de Robert Langdon. La respuesta llegó cuando Brown se imaginó cómo sería una idea moderna del Infierno, creando dos conceptos que encajan a la perfección: por un lado, un mundo superpoblado en el que miles de millones de personas son incapaces de hallar sustento, y por otro, una enfermedad que elimina a la mitad de la población mundial. Para este Infierno en la Tierra, Brown tomó prestada la idea de Dante de la justicia poética: para castigar a la humanidad por poblar el mundo más allá de la capacidad del planeta, un villano propagará una enfermedad mortal que acabará con miles de millones de personas.

“Pensé que sería una gran idea introducir a un villano que se ha dado cuenta de que la población mundial se ha triplicado en los últimos ochenta años, y decide que sería una gran idea resolver el problema”, afirma Dan Brown. “Había leído a Dante cuando era joven, en el instituto y la universidad. Sin embargo, tuve que releer muchas veces su obra para intentar entender cómo convertir un poema épico del siglo XIV en un thriller ameno”.

Naturalmente, Tom Hanks vuelve a encarnar al experto en simbología de Harvard. Howard asegura que el papel le queda como un guante. “Uno de los motivos por los que todo el mundo adora a Tom en este papel es que, en la vida real, él es Robert Langdon”, comenta. “A ambos los impulsa la curiosidad, comparten un gran sentido del humor y son hombres que, cuando se enfrentan a un rompecabezas, son como un perro con un hueso –están hipnotizados por el mundo que los rodea y poseen una mente extraordinaria capaz de resolverlo. Y todo ello sumado al hecho de que es uno de los mejores actores de nuestra generación”.

Hanks disfruta ponerse en la piel de Robert Langdon una y otra vez porque no hay nada como descifrar un enigma. “Dan Brown creó un personaje que da mucho juego: siempre va a haber un misterio digno de ser analizado”, afirma. “Estas películas son divertidas y aprendes algo”.

Una vez más, el escenario internacional de la historia que Dan Brown ha tejido ofreció a los cineastas la oportunidad de rodear a Hanks con un reparto de actores de todo el mundo: la británica Felicity Jones en el papel de Sienna Brooks; el actor francés Omar Sy como Christoph Bouchard; la estrella india Irrfan Khan como Harry Sims; y la actriz danesa Sidse Babett Knudsen como la doctora Elizabeth Sinskey. Ben Foster, estadounidense, también forma parte del reparto interpretando al ingeniero genético Bertrand Zobrist. “Uno de los aspectos emocionantes de una historia de Dan Brown es que el escenario internacional realmente brinda la oportunidad de contratar a la mejor persona para el papel, sin importar su nacionalidad”, comenta Brian Grazer. “Es importante e indispensable, porque una de las formas en las que Ron cuenta la historia de la aventura global de Langdon es rodeándolo de un reparto que parece y suena como el mundo entero”.

Tal y como hizo en El código Da Vinci y Ángeles y demonios, Dan Brown trata en Inferno temas muy relevantes en el mundo actual. En las novelas de Brown y en las películas, Hanks señala que “siempre hay temas reales hasta cierto punto”. En Inferno, las preguntas giran en torno a la superpoblación. “¿En realidad nace demasiada gente? ¿Hay alguna forma de que podamos ser capaces de resolver nuestra superpoblación? ¿O nuestro mundo se convertirá en una nueva versión del Infierno de Dante?”

Como sus predecesoras, Inferno es también una verdadera aventura que transcurre alrededor del mundo. “Esa es una de las grandes ventajas de trabajar en estas películas”, señala Hanks. “Siempre hemos estado en lugares fascinantes, lugares reales. En Inferno, estuvimos verdaderamente en el tejado de la Basílica de San Marcos en Venecia y eso es calidad de producción por excelencia”.

“Durante el rodaje de cualquier película, siempre es fantástico poder estar en las localizaciones reales”, dice Howard. “El estudio es genial, los efectos digitales son fantásticos, pero no hay nada como estar en el lugar de verdad, eso influye en todo el equipo delante y detrás de las cámaras”.

Según el estilo característico de Dan Brown, el público acompaña a Langdon mientras descifra cada misterio, creando una experiencia inolvidable tal y como la audiencia espera de estas películas.

Inferno tiene todos los ingredientes para emocionar al público porque tiene drama, acción, es un thriller y tiene una dimensión humana”, explica Grazer. “Tiene todos los componentes de un thriller, un gran reparto internacional, puedes viajar por el mundo de forma muy exótica y, en cierta parte, casi de un modo fantástico. Además, Langdon, interpretado por Tom Hanks, es quien dirige la acción”.

La cinta, señala Grazer, funciona bien como parte de la franquicia y además destaca por sí sola. “De hecho, si no has visto El código Da Vinci o Ángeles y demonios, te va a encantar de todas formas porque cada película funciona como una unidad separada, son independientes entre sí. Sin embargo, es una gran presentación a esta franquicia mundial”.

Ben Foster pone la experiencia en perspectiva. “Me encantan estas películas”, afirma Foster. “Aprendes algo, hay grandes personajes, viajas por todo el mundo y te mantienen con el corazón en vilo. Es una forma de hacer cine divertido y de calidad”.

Vídeos de ‘Inferno’ dirigida por Ron Howard

Sobre el reparto de ‘Inferno’

Rodar en localizaciones por todo el mundo permite tener un reparto y equipo muy variado. “Lo espectacular de hacer estos thrillers de Dan Brown y Robert Langdon es que se produce de forma natural una razón que justifica un reparto internacional”, explica el productor Brian Grazer.

Tom Hanks como Robert Langdon, en el epicentro de la película, dice que Inferno representa un gran giro para el personaje. “Normalmente sabe todo lo que hay que saber sobre símbolos, arte, historia, arquitectura, política y cultura geopolítica. Pero cuando arranca la película, no tiene ni idea de dónde está o por qué”, dice Hanks. “Va a Venecia, Florencia y Estambul, lugares que se supone conoce perfectamente, pero no es el caso. Así, surge el misterio desde el primer momento: ¿por qué tiene amnesia? ¿qué hace aquí?”.

Acompaña a Hanks la actriz nominada al Oscar® Felicity Jones, que encarna a la Dra. Sienna Brooks. Para Jones, hay más detrás del personaje de lo que se ve a primera vista. “Sienna es una mujer joven, una ecologista comprometida”, dice Jones. “Sienna Brooks no es todo lo que aparenta ser, pero a simple vista es alguien que se implica en la intriga de encontrar un virus mortal”.

Este es uno de los aspectos que le atrajo a Jones del papel, dice: “Esta es una historia actual sobre la paranoia, el miedo a los gobiernos y plantea la pregunta de en quién podemos confiar”.

Para preparar su personaje, Jones acudió directamente al texto original. “Cuando supe que me dieron el papel de Sienna, leí el libro de Dan Brown, la lectura me resultó muy amena”, recuerda. “En el transcurso del rodaje, consulté la novela varias veces para conocer mejor el trasfondo de Sienna, buscando pequeños detalles que me ayudaran a interpretarla. El libro fue un gran recurso durante el rodaje”.

El actor francés Omar Sy, quien interpreta al personaje de Christoph Bouchard, habla sobre el reparto y el equipo internacional reunido para Inferno. “Hay ingleses, estadounidenses, italianos, húngaros, franceses, indios, daneses y suizos. Todos trabajando hacia una misma meta, caminando en la misma dirección y aportando toda su energía hacía el mismo proyecto”, dice Sy. “Es una gran sensación y estoy orgulloso de ser parte de este equipo”.

Para Sy, Inferno le dio la oportunidad de interpretar un papel totalmente opuesto a su imagen en la pantalla, famosa en Francia, pero no tanto en Estados Unidos. “Tengo experiencia en comedia, siempre estoy sonriendo”, explica, “pero en esta película, Ron me dio la oportunidad de interpretar al tipo duro, y me sentí muy afortunado. Siempre soñé con interpretar un papel así. En realidad, no fue difícil, ¡solo tuve que dejar de sonreír!”.

Ben Foster interpreta al complejo Bertrand Zobrist, el motor tras el argumento de la película. “El personaje al que interpreto se dedica a la bioingeniería, supongo que es un provocador, quien pone sobre la mesa las terribles consecuencias de la sobrepoblación”, explica Foster. “No parará hasta crear y propagar un virus por el bien de la Tierra”.

“Lo primero que me dijo Ron fue que no quería que la gente saliese del cine pensando que mi personaje era el malo o el bueno de la película”, continúa Foster. “Lo importante para él era que la gente se quedara con la duda”.

Parte de lo que hace fascinante a Zobrist es que, aunque sus métodos sean de locos, esgrime un argumento metódico y casi convincente. “El dialogo era muy complejo, porque era importante para Ron y para David Koepp, el guionista, que todos los datos fueran correctos”, dice Foster. “Estamos hablando de hechos reales, organizados para plantear un argumento convincente. Animales, granjas, bosques y el planeta tierra han sido explotados para posibilitar la supervivencia del ecosistema. Cuando observas al animal humano, todo se vuelve más personal y estas cuestiones, aterradoras”.

La superestrella india Irrfan Khan encarna a Harry Sims, Comandante del Consorcio. “Al principio, Sims dirige el consorcio que vela por los intereses de Zobrist”, dice Khan. Zobrist es cliente del Consorcio, pero la Organización Mundial de la Salud cree que él está intentando desarrollar un virus que reduzca la población mundial a la mitad, por lo que quieren interrogarle. Mi misión en la película es impedir que el sueño de Zobrist se cumpla”.

Aunque la película se rodó en muchas localizaciones reales y sensacionales, Khan dice que el espacio que mejor refleja a su personaje es el que se construyó en un estudio de grabación, el despacho de Sims en el barco del Consorcio. “Me gusta como hicieron mi oficina, con la última tecnología, es precisa y moderna”, dice. “Cuidaron cada detalle, y así es el Comandante; lleva a cabo un trabajo secreto y muy peligroso, y eso es lo que refleja el plató”.

La actriz danesa Sidse Babett Knudsen interpreta a la Dra. Elizabeth Sinskey, la presidenta de la Organización Mundial de la Salud que trabaja para evitar la propagación del virus mortal. “Intenta contrarrestar el virus en tiempo récord antes de que éste se propague y nos mate a todos”, comenta Sidse. “Además, comparte pasado con Robert Langdon”.

Más conocida entre los frikis estadounidenses de las series por su papel protagonista en la serie de televisión danesa “Borgen”, Knudsen dice que lo que le llamó la atención del papel es que al principio su personaje es una especie de enigma. “Eso me gusta, que por buena parte de la cinta Sinskey sea una mujer misteriosa”, dice Knudsen. Desconocemos sus intenciones, pero tiene una doble agenda, al igual que los demás personajes de la película. Así que jugábamos con eso y fue divertido”.

Inferno también marca una primera vez para Knusen, nunca antes había hecho escenas peligrosas. “Trabajé bajo el agua en el plató de la cisterna”, comenta. Tuve que sumergirme, asegurar una bolsa y colocarla dentro de un cubo contenedor.

Realmente fue un procedimiento difícil, porque no podía ver muy bien debajo del agua. También fue emocionante, no sabía que podía aguantar la respiración tanto tiempo”.

La película deja a la interpretación de cada uno quién es el bueno y quién el malo. “La diferencia entre esta película y las dos anteriores es que ésta es una persecución y el tiempo corre en contra, manteniendo el ritmo. También trata una cuestión filosófica muy interesante sobre nuestra existencia en este planeta. Me pregunto de qué lado se pondrá la audiencia”, explica Omar Sy.

Las localizaciones de ‘Inferno’

Lugares bonitos e históricamente relevantes son los que componen el escenario del thriller de intrigas de Inferno. El 70% de la película se rodó en las ciudades de Venecia, Florencia, Budapest y Estambul.

Venecia

El rodaje comenzó en la espectacular Plaza de San Marcos, donde Langdon y Sienna siguen las pistas que los conducirán hasta el Palacio Ducal.

La Plaza de San Marcos o Piazza San Marco es el símbolo de Venecia; se ha denominado la sala de estar de Europa, con la gran iglesia de la Plaza San Marcos en un extremo, la torre Campanile presidiendo el centro y los elegantes soportales de cafeterías famosas adornando los demás costados. El Palacio Ducal, situado sobre el agua en frente de la plaza, es de estilo gótico veneciano. Como sugiere su nombre, fue la residencia del Duque de Venecia, la autoridad suprema de la antigua República de Venecia. El palacio abrió sus puertas como museo en 1923.

Florencia

La persecución por Florencia lleva a Langdon y Sienna a los grandes jardines del Palacio Pitti. Su ruta de escape los lleva a una puerta secreta en los Jardines de Bóboli. Dicha puerta da al Corredor Vasariano, que recorre todo el Ponte Vecchio y se adentra en la Galería Uffizi. Habiendo fallado en la captura del objetivo, Sinskey y Bouchard se reencuentran en el patio del Palacio.

El Palacio Pitti es un gran palacio que data del siglo XVI. Famoso por pertenecer al gran Duque Cosimo I de Medici, fue la residencia oficial de la familia.

Detrás del Palacio se encuentran los majestuosos Jardines Bóboli, diseñados originalmente por los Medici. Conforman uno de los primeros ejemplos del Jardín italiano que luego inspiraría a tantas cortes europeas. Los jardines son de gran extensión, formando un museo al aire libre con estatuas renacentistas antiguas, grutas y fuentes de grandes dimensiones.

Único en Florencia es el Ponte Vecchio (Puente Viejo). Lo más impactante es la cantidad de tiendas construidas en sus laterales, sujetas por pilotes. El puente también cuenta con el paso elevado de Vasari, que une el Palacio Pitti con el Museo Uffizi, una de las galerías de arte más importantes del mundo. Construido por los etruscos en tiempos ancestrales, este puente es el único en la ciudad que ha quedado intacto tras las II Guerra Mundial.

Tras seguir las pistas, Langdon y Sienna se encuentran en el majestuoso Salón de los Quinientos en el Palazzo Vecchio.

El Palazzo Vecchio es el ayuntamiento de Florencia y uno de los lugares públicos más importantes de Italia. Aunque la mayor parte del Palazzo Vecchio es actualmente un museo, sigue siendo el símbolo del gobierno local. Desde 1872 ha albergado la oficina del alcalde de Florencia y es la sede del Consejo Municipal. La producción de Inferno grabó durante cuatro días en la instalación para seguir los pasos que llevaron a Langdon a su situación actual. El equipo hizo uso de varias estancias del Palazzo Vecchio entre ellas el Salón de los Quinientos, la Sala de los Mapas Geográficos o Guardarropa, y el primer patio.

Posteriormente, Langdon y Sienna seguirían la pista de Zobrist hasta el Baptisterio de Florencia, también conocido como el Baptisterio de San Juan.

Situado en la Piazza del Duomo, el Baptisterio no solo es uno de los edificios más antiguos de la ciudad (su construcción comenzó en 1059), sino que también es uno de los edificios religiosos más importantes de Florencia. Reconocido por sus destacadas puertas doradas, las “puertas del paraíso”, Dante y muchas otras figuras notables del Renacimiento fueron bautizadas allí, al igual que todos los católicos florentinos hasta finales del siglo XIX.

Es un edificio octogonal, cubierto en el exterior con mármol blanco y verde. En el interior, la cúpula está totalmente cubierta con mosaicos de las jerarquías angélicas, escenas del génesis, la vida de José el patriarca, la vida de Jesucristo, la vida de San Juan el Bautista, así como una representación del juicio final.

Budapest

Budapest fue escenario de varias secuencias, entre ellas muchas de las cuales se rodaron en estudios de grabación. Además, el toque europeo de la ciudad permitió reproducir gran parte de las localizaciones del resto de la película.

Por ejemplo, la escena en la que Langdon y Sienna descubren la desaparición de la máscara mortuoria de Dante en el Palazzo Vecchio, realmente se rodó en el Museo etnográfico de Budapest. Allí también se reprodujeron las imágenes incriminatorias captadas por las cámaras de seguridad para la sorpresa de Langdon y Sienna.

El Museo de Etnografía de Budapest es uno de los más grandes y más importantes de Europa. Sus diversas colecciones albergan más de 200.000 artefactos etnográficos, así como fotografías históricas, manuscritos, grabaciones de música folclórica, películas y videos de interés cultural húngaro e internacional.

Las escenas en las que persiguen a Langdon y Sienna por la capilla subterránea de la Basílica de San Marcos en Venecia se filmaron en el sótano del destacado Museo Kiscelli en Budapest.

Situado en la ladera de la parte de Buda, el museo Kiscelli fue en su momento un monasterio e iglesia del Barroco. A lo largo de su historia, el edificio también sirvió como cuartel militar y hospital antes de que lo comprara en 1910 el coleccionista de arte y fabricante de muebles afincado en Viena, Max Schmidt, quien lo convirtió en una lujosa mansión. Como última voluntad de Schmidt, cedió la propiedad y el terreno a la población de Buda con la condición de que se convirtiera en un parque y museo abierto al público. A pesar de los daños ocasionados por la II Guerra Mundial, la propiedad sigue siendo un espectacular museo y galería de arte.

Las terroríficas y grotescas escenas que se ven en las visiones de Langdon se rodaron en una pintoresca calle al lado de la Opera estatal de Hungría.

La Opera estatal de Hungría fue diseñada por Miklos Ybl, una importante figura de la arquitectura húngara del siglo XIX. Se inauguró en 1884.

De estilo neo renacentista, con elementos barrocos, su decoración incluye cuadros y esculturas de destacadas figuras del arte húngaro. En cuanto a su belleza y calidad acústica, el teatro de la Ópera de Budapest se considera como una de las mejores del mundo.

El Museo Nacional Húngaro sirvió como Universidad de Harvard para rodar las escenas en las que Langdon intenta recuperar la memoria.

El Museo Nacional Húngaro es el museo público más antiguo de Hungría. Fue construido entre 1837 y 1847, y es un gran ejemplo de la arquitectura neoclásica. Fundado hace 200 años, el museo se dedica a exhibir la historia de Hungría y hoy en día permanece como un símbolo de la identidad nacional del país.

Estambul

Un pequeño equipo estuvo en la mística ciudad de Estambul, Turquía, durante un fin de semana para rodar las escenas de la llegada de Langdon, Sinskey y Sims a la asombroso Santa Sofía.

Santa Sofía fue una iglesia, luego una mezquita y ahora es un museo. Construida por orden del emperador romano de oriente Justiniano en el siglo VI, es el único edificio del mundo que ha sido destinado a las tres religiones: paganos, cristianos ortodoxos y musulmanes sunníes.

Hay enormes depósitos de agua bajo del edificio, tanto que los historiadores describen que podría caber una embarcación. El departamento de arte de Inferno realizó réplicas de los mismos para ambientar el clímax de la película en los estudios de Budapest.

El diseño de ‘Inferno’

Aunque muchas escenas se rodaron en Venecia, Florencia y Estambul, otras tantas se filmaron en Budapest, aparentando ser esas tres ciudades. Con frecuencia, una misma localización de la película se rodó en realidad en distintos exteriores de diferentes ciudades, y era el cometido del director de producción Peter Wenham, que dichas transiciones transcurrieran sin fisuras.

Para hacer que una ciudad se parezca a otra, Wenham supervisó la transformación. Saltan a la vista los ejemplos de su destreza, como las modificaciones en señales y matrículas de los coches pasando del húngaro al italiano – y otros ejemplos menos evidentes. “La iluminación de la calle fue muy importante”, dice. “En Florencia, las farolas tienen brazos de acero que salen desde las paredes y pequeñas lancetas típicas. Instalamos además postigos en el exterior de los edificios, cualquiera que haya estado en Florencia los ha visto. Era muy importante dar esa impresión”.

Otra imagen fue la transformación de Wenham del Museo etnográfico de Budapest al espacio italiano que alberga la máscara mortuoria de Dante. Aunque filmar en el espacio real fue imposible, Wenham señala que un espacio imaginado se adapta mejor a la historia. “En el lugar real, la máscara está en una vitrina de madera con un poco de seda roja por detrás”, comenta.

Aprovechando la libertad de crear espacios más cinematográficos, Wenham dejó volar su imaginación en el museo de Budapest. “La estancia en sí – el ancho de los pasillos, las zonas de paso en diferentes áreas, era perfecta”. Lo que no encajaba era la arquitectura neoclásica de la ciudad. “Hay mucha variedad de arquitectura en Budapest, pero si algo no tiene, es la italiana”. Para hacer que funcionara el espacio el departamento de Wenham vistió al museo con una especie de disfraz. “Trabajamos extensamente con trozos de espuma, revestimiento y látex que simulase mármol, pintamos sobre estos y luego de rodar lo retiramos. Fue como un lavado de cara”.

Budapest también simuló a Venecia, cuando Wenham recreó las criptas bajo San Marco. “Siendo prácticos, la acción se presta bien a un plató, bien a un exterior menos valioso que la Basílica” dice. “Pudimos rodar en el balcón, pero la transición por la iglesia es una combinación de decorados junto con otro exterior que encontramos. Dimos con un museo en Budapest que nos valía, era un lugar muy antiguo, polvoriento y agrietado, y le pusimos un suelo nuevo que replicaba fotográficamente el suelo de la cripta real. Luego instalamos barandillas y construimos un altar para los accesorios litúrgicos”.

Otras localizaciones fueron creadas en Budapest, por ejemplo, el equipo de Wenham creó el plató del depósito subterráneo debajo del Santa Sofía. Para adaptarse a la historia, la profundidad del agua es mayor que en la realidad, y el plató de Wenham es, según su cálculo, en torno a una quinta parte del tamaño real del lugar; gracias a las pantallas azules colocadas en dos laterales, un equipo de efectos especiales amplió su tamaño.

Wenham también participó de lleno en el diseño de la Calle del infierno – las secuencias en las que las visiones del infierno de Dante cobran vida en las ensoñaciones de Langdon. “Creamos un ambiente extraño”, dice. “No estamos en Europa, ni en América. Queríamos que pareciese una calle cualquiera, con gente normal, hasta que lo ves un poco más de cerca y notas la extrañeza. Todos los coches son negros. Mezclamos la simbología con la tonalidad de los propios edificios. Los obreros en la carretera usan picos, como los que aparecen en el mapa del infierno de Boticelli. Todas esas sutilezas salpicadas con un paisaje contemporáneo aparentemente normal que se convierte cada vez más extraño a medida que la mente de Langdon ahonda en su confusión”.

Curiosidades de ‘Inferno’

  • El virus mortal de Zobrist, Inferno, fue elaborado por el equipo de atrezo con la siguiente receta: 40% agua, 30% aceite vegetal y 30% kétchup
  • Ron Howard buscó al filósofo y futurólogo Jason Silva para que lo ayudase a crear el angustioso vídeo de YouTube que realiza Zobrist para respaldar su idea de que la superpoblación llevará a la raza humana a la extinción
  • El equipo de atrezo confeccionó un total de 15 máscaras mortuorias de Dante para la película, asegurándose de nunca quedarse sin una.
  • Mientras rodaban en Florencia, la producción realizó una donación al Palazzo Vecchio para la restauración del lugar donde se exhibe la máscara mortuoria de Dante
  • Cuando Vayentha cae desde el techo sobre el Salón de los Quinientos, para proteger el suelo ancestral, el equipo de efectos especiales fabricó una piscina llena de sangre falsa hecha con silicona roja
  • Langdon y Sienna vistieron de Ferragamo
  • Mientras estaban en Florencia, Ron Howard fue galardonado por el alcalde y se le otorgaron las Llaves de la Ciudad. En la antigüedad, cuando era común que las ciudades europeas estuviesen rodeadas de murallas, a los visitantes dignatarios se les otorgaba una llave de la puerta de la ciudad como señal de confianza y gentileza. El gesto actual de otorgar las llaves tiene un sentimiento similar, pero no la misma función
  • Para la escena del dron persiguiendo a Langdon y Sienna en los Jardines de Bóboli, el equipo de cámaras tuvo que desplegar dos drones; uno para seguir a los actores y otro para filmar la acción
  • Ana Ularu nunca había conducido una moto antes de interpretar a Vayenthya… Ahora está enganchada a ellas y espera sacarse el carnet para conducir una
  • Para rodar las visiones del infierno de Langdon, el equipo de efectos especiales compró 9000 litros de sangre falsa a base de azúcar

 

Compartir
Críticas de cine, cartelera, estrenos de cine, tráilers y rodajes. Las noticias de cine más esperadas y las novedades de la industria cinematográfica con una mirada crítica.

Dejar respuesta

15 − 1 =