5 películas de terror que gustaron a Robert Eggers

10 grandes peliculas de terror favorecidas por Robert Eggers

Robert Eggers es el director que cautivó al público de terror con un largometraje de debut muy apreciado por la crítica La bruja, un terrible cuento popular que cuenta la trágica historia de una familia de Nueva Inglaterra del siglo XVII.

Luego siguió con una de las películas más enigmáticas de 2019 con El faro, un thriller atmosférico en blanco y negro que renuncia a la narrativa convencional para ponernos en la piel de dos fareros aislados que se vuelven locos en su soledad.

Sus películas están llenas de matices religiosos y mitológicos, invocando el terror a través de una acumulación nítida y autenticidad histórica para proporcionar un estado de ánimo inquietante y una inmersión total en el período de tiempo representado.

Su próximo proyecto, The Northman, se describe como un thriller de venganza donde un príncipe vikingo venga a su padre asesinado, y desde que se anunció el reparto apilado, las expectativas se han disparado. La película está actualmente terminando la producción por lo que no hay mejor momento para volver a visitar algunas de las películas de terror favoritas de todos los tiempos de Eggers.

1. Lost Highway (1997)

Carretera perdida (1997)

Lost Highway es una película que se desenrolla como un sueño febril, libre de los grilletes de la narrativa convencional y que se mueve con un ritmo desorientador. Solo David Lynch podía replicar la estructura inconexa y las extrañas vibraciones de los sueños y, al mismo tiempo, hacer que se sintiera coherente como un todo. Lost Highway opera en el subconsciente y sus personajes se encuentran repetidamente en situaciones rápidas sin ningún tipo de acumulación, a menudo enfrentando encuentros desconcertantes que no necesariamente siguen una estructura cohesiva.

De esta manera, Lynch logra crear una película mucho más inquietante que cualquier horror convencional, una derivada de nuestros miedos más irracionales. Detrás de su fachada de saltos en el tiempo e identidades paralelas, la historia de Lost Highway es, en pocas palabras, un intrincado mecanismo de copia fabricado por el personaje principal para manejar su culpa interior. Robert Eggers recuerda la secuencia de apertura de la película, donde una pareja paranoica recibe grabadoras anónimas y se encuentra con un misterioso individuo llamado Mystery Man, como una de las cosas más aterradoras del cine.

2. El bebé de Rosemary (1969)

Este clásico de Roman Polanski es un ejemplo de libro de texto de terror psicológico y, con mucho, una de las películas más influyentes del género. La película todavía sirve de inspiración para algunos de los directores más destacados que trabajan en la actualidad, desde Ari Aster, Jordan Peele hasta Robert Eggers. La historia sigue la vida de una joven pareja recién casada que deja su vida aislada en el campo para mudarse a un nuevo apartamento en la ciudad de Nueva York. Rosemary, que cobra vida gracias a una inquietante Mia Farrow, es iluminada por su propio marido (un actor en apuros interpretado por el gran John Cassavetes) y sus excéntricos vecinos en un plan demoníaco que involucra a su hijo por nacer.

A lo largo de la película, Polanski utiliza una preparación magistral y un presagio a medida que Rosemary se vuelve cada vez más paranoica e inquieta. La mayor emoción de la película no proviene de los sustos baratos o los giros inesperados de la trama, sino más bien a través de un terrible crescendo de dos horas donde las semillas de la desconfianza y el aislamiento crean una sensación de consternación que es difícil de quitar. Como producto de su época, encapsula perfectamente las abrumadoras perspectivas del matrimonio, la vulnerabilidad del embarazo, las exigentes presiones del entorno urbano y los temores sociales de ese período.

3. El exorcista (1973)

Si el horror encontró un nuevo hogar a finales de los 60 en el siniestro Rosemary’s Baby de Polanski, surgió retorciéndose de los 70 con El exorcista de William Friedkin. Mientras que el primero es un ejercicio de moderación sutil, un pavor etéreo que se infiltra lentamente desde todos los ángulos, el segundo es una encarnación gráfica del mal que acecha a la audiencia al desatar el peligro supremo justo frente a sus ojos.

La película cuenta la historia de una actriz de Hollywood y su hija preadolescente que viven en Washington DC. Allí, la hija una vez alegre se encuentra actuando cada vez más grosera y violenta, desarrollando una personalidad completamente nueva y problemática. Dos sacerdotes que luchan con su propia fe acuden al rescate, decididos a liberar al niño del mal. El exorcista puede parecer manso hoy en día en nuestra era actual, en la que todos hemos sido insensibilizados colectivamente cuando se trata de violencia y sangre en los medios. Pero cuando se estrenó, el inquietante clásico de Friedkin rompió todo tipo de tabúes y convenciones cinematográficas, es un thriller intransigente que es tanto una experiencia que alimenta la pesadilla como una profunda cavilación sobre la fe.

4. Angst (1983)

Uno de los aspectos más cautivadores de las películas de terror es la figura del antagonista. Vienen en diferentes formas y formas, pero siempre se definen por sus personalidades trastornadas y sus esfuerzos retorcidos. Algunas de las películas de terror más icónicas han pasado a la historia en gran parte por lo memorable que fue su enemigo. Desde Jack Torrance y Hannibal Lecter hasta Freddy Krueger, la tradición del terror está repleta de algunas de las caras más despreciables y reconocibles de todo el cine.

Lo que distingue a esta película austriaca es cómo retrata a su propio villano. Es muy frecuente que una película lo oculte a través de una red de suspenso solo para que aparezca solo por unos segundos. Esto suele hacerlos demasiado distantes, unidimensionales y casi caricaturas del mal. La angustia brilla al abordar la historia a través del punto de vista de un asesino en serie, donde la audiencia no solo se ve obligada a ver la violencia desquiciada a través de un punto de vista completamente nuevo, sino en la medida en que no puede evitar sentirse cómplice de su malicia.

5. El gabinete del Dr. Cagliari (1920)

gabinete-du-dr-caligari

Profecías, lavado de cerebro ideológico y perspectivas distorsionadas. Si estos temas suenan familiares es porque los dos primeros esfuerzos de dirección de Robert Eggers están empapados de ellos. Desde el fanatismo católico que condena a la familia de Thomasin en La bruja, hasta el surrealismo vertiginoso y el simbolismo empleado de manera destacada para retratar el miedo y la locura en El faro, Eggers le debe mucho al movimiento expresionista alemán. En la misma línea que uno de sus contemporáneos, Nosferatu, esta película muda fue revolucionaria y estableció un nuevo estándar para la narración en capas en el cine.

Esta película desdibuja constantemente la línea entre la realidad y la percepción, siempre un paso por delante del espectador y presumiendo de uno de los mejores giros de su época. El aura onírica y el estilo visual que marca la forma en que se cuenta la historia es un ejemplo de libro de texto del cine expresionista alemán. Y a pesar de todas las mejoras en los departamentos de CGI y presupuesto, es difícil encontrar películas de terror modernas que rivalicen con el impresionante diseño de escenarios y el estado de ánimo consistente del Dr. Cagliari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + once =

Acepto la Política de privacidad