Connect with us
5 películas para no olvidar a James Caan

Visiones

5 películas para no olvidar a James Caan

5 películas para no olvidar a James Caan

El 6 de julio de 2022 perdimos a uno de los actores más icónicos de Hollywood. Mejor recordado como el impulsivo hijo de Vito Corleone en El Padrino, el nombre de James Caan ahora está firmemente arraigado en los escalones más altos de la historia del cine como un icono de los obreros estadounidenses y un símbolo atemporal de virilidad en la pantalla grande.

Nacido de un carnicero judío inmigrante en 1940, Caan pasó su infancia yendo y viniendo entre Queens y el Bronx antes de hacerse un nombre en la industria con su arrogante físico, carisma ilimitado y sutil profundidad emocional.

Como alguien capaz de robar escenas con su sola presencia, Caan nunca perdió un paso durante su carrera de seis décadas, acumulando más de 130 créditos de actuación. Su personalidad de tipo rudo y con pelo en el pecho lo siguió mucho después de convertirse en un nombre familiar con El Padrino, pero Caan nunca rehuyó probar su rango versátil y llevar su carrera en direcciones inesperadas. Eso nos deja con un rico cuerpo de trabajo lleno de verdaderos clásicos y algunos momentos difíciles, pero donde una cosa es segura: siempre dio lo mejor de sí.

Mientras nos despedimos de una de las caras definitorias de New Hollywood, te traemos cinco de las actuaciones más inolvidables de Caan por si alguna vez deseas traerlo de vuelta a la vida. De qué, sino, va el cine.

El Dorado (1966)

Enfrentarse a dos pesos pesados ​​de Hollywood como John Wayne y Robert Mitchum habría sido una batalla cuesta arriba para la mayoría de los actores, y mucho menos para un recién llegado de 25 años sin experiencia. Pero James Caan no perdió el tiempo para hacer sentir su presencia y demostró que tenía lo necesario para triunfar defendiéndose con los mejores en este western de 1966.

El Dorado fue la segunda colaboración entre él y el veterano director Howard Hawks, quien previamente lo había elegido para Peligro… Línea 7000 un año antes. Si bien no fue su papel estelar, la respetable actuación de Caan ayudó a poner en marcha su carrera. Uno no sospecharía que el actor casi llega a las manos con John Wayne en el set considerando su gran química juntos en la pantalla, mientras vemos cómo se construye un vínculo único entre los dos personajes durante su viaje por carretera de regreso a casa.

Aunque le tomaría un tiempo encontrar material digno de su talento, definitivamente vale la pena ver El Dorado para cualquier fanático de Caan que desee ver al actor dar sus primeros pasos hacia el estrellato.

Llueve sobre mi corazón (1969)

A decir verdad, cuando la mayoría de la gente piensa en James Caan y Francis Ford Coppola, es probable que estén pensando en una película diferente a esta. Aunque a menudo se oculta debajo de la alfombra como una falla percibida en un mar de verdaderas obras maestras, Llueve sobre mi corazón de Coppola esboza muchos temas que se repetirían más adelante en su carrera, incluidos, entre otros, el patriarcado tóxico, el crimen desenfrenado y la alienación social.

Caan interpreta a Killer, una ex estrella de fútbol americano universitario con daño cerebral que está luchando por descubrir la vocación de su vida y sigue teniendo problemas. Por un giro del destino, se topa con una ama de casa embarazada que huye (Shirley Knight) que le ofrece llevarlo mientras viaja por todo el país con la esperanza de dejar atrás todos sus problemas.

Bajo las restricciones de un presupuesto reducido, Coppola permite a los actores un mayor margen de maniobra para llevar el peso de la historia, brindando a Caan, Knight y al futuro coprotagonista de El Padrino, Robert Duvall, un escaparate jugoso para demostrar sus habilidades de actuación. Es seguro decir que al director le gustó lo que vio y le ofrecería a Caan el papel que definiría su carrera en su próxima película.

Brian’s Song (1971)

cancion_brians

James Caan se puso el casco y las hombreras una vez más para interpretar a un jugador de fútbol americano de la NFL en la vida real en esta película para televisión que se centra en la relación dentro y fuera de la cancha entre los compañeros de equipo de los Chicago Bears, Brian Piccolo y Gale Sayers (Billy Dee Williams). Aunque Caan inicialmente rechazó el papel por temor a que lo encasillaran y se desviara de sus aspiraciones cinematográficas, Brian’s Song tocó la fibra sensible de las audiencias televisivas y se convirtió en un éxito instantáneo, y finalmente obtuvo una nominación al Emmy para sus dos protagonistas.

La película definitivamente muestra su edad y puede parecer un poco empalagosa para los estándares actuales, pero, sin embargo, ofrece una historia conmovedora de parentesco y unidad racial en el contexto ruidoso de la era de los derechos civiles en Estados Unidos. Caan rara vez ha sido tan encantador y bondadoso sin esfuerzo, demostrando una vez más que tenía mucho más talento de lo que sugería su personalidad de tipo duro.

El padrino (1972)

Todo actor nace para interpretar un determinado papel, aunque muy pocos tienen la oportunidad de hacerlo. James Caan, sin duda, nació para interpretar a Santino Corleone.

Cada vez que El Padrino regresa a nuestro discurso de la cultura pop, Marlon Brando, Al Pacino y Robert Duvall se colocan en un pedestal por sus respectivas actuaciones, y por una buena razón. Pero mirando hacia atrás cincuenta años, es imposible imaginar la obra maestra de Coppola sin la presencia voluble de Caan como el niño terrible del clan Corleone.

Aunque Caan originalmente hizo las pruebas para Michael Corleone, siendo superado por poco por Pacino, encontró el papel de su vida como su hermano mayor Sonny, una bomba de relojería de un hombre que de repente se ve obligado a tomar las riendas del sindicato del crimen de su familia después de un intento de asesinato de su padre. El reinado de Santino es, en última instancia, de corta duración, ya que finalmente es víctima de su propia imprudencia y encuentra su destino en una cabina de peaje en una de las escenas de muerte más memorables jamás capturadas en celuloide.

Caan inyectó su fisicalidad habitual, seriedad e inquietud en el personaje y repitió brevemente el papel en un flashback sin acreditar en la secuela de 1974. Innumerables películas posteriores han hecho todo lo posible para crear su propio Sonny, para repetir ese estereotipo creado por el actor… pero no se equivoquen, el memorable James Caan es único en su clase.

El jugador (1974)

Cabalgando sobre las ruedas del éxito, Caan nos regaló su papel más subestimado criminalmente en esta adaptación de la novela homónima de Dostoievski. El jugador sigue a Axel Freed, un profesor universitario inglés cuya paralizante adicción al juego lo pone con un pie en la tumba después de dejarlo en un agujero negro de deudas de 40.000 dólares.

La película se desarrolla como una especie de comedia de errores donde nuestro protagonista autodestructivo pero adorable sigue empujando su suerte a través de una serie de juegos de azar desquiciados. Nada está fuera del alcance para Axel Freed siempre y cuando pueda poner algo de dinero, ya sea un partido de baloncesto o una partida de blackjack.

Caan definitivamente está en su elemento aquí, aportando todo el descaro y el ingenio que exigía el papel y más, lo que hace que la inevitable caída de Axel sea aún más desgarradora.

Avatar
Redacción

Nuestra redacción recoge la actualidad semanal del cine de estreno en salas y plataformas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 2 =

Acepto la Política de privacidad

Advertisement

Últimos artículos

More in Visiones